Visita inesperada

Hola pequeña, cuánto tiempo sin escribirte. Estás más recuperada desde la última vez que te vi. Toda hecha trizas de nuevo. Aish, estos amoríos… van a acabar contigo ¿eh?

Suerte que sabes recomponerte de todo. Lo estás haciendo bien, así que sigue así. Hoy no vine a escribirte de nada en especial, sólo quería decirte que todos los días me siento orgullosa de ti y que espero que no lo olvides.

Por cierto, he visto tu trabajo. Gran proyecto, aunque no me sorprende en absoluto viniendo de ti, sabía que elegirías el mejor tema para cerrar esta hermosa etapa que tanto te ha aportado como persona y que tantas personas te ha aportado. Ya, lo sé, las echas de menos… es normal, pero debes avanzar. No es que vayan a desaparecer, simplemente las verás menos, pero ese encuentro será más especial. Estos años han sido muy reveladores para ti, has crecido mucho, pero en el fondo sigue habiendo una mini-tú asustada, con la imagen de esa niñita que quería pasar siempre desapercibida en clase. El problema es que tú no has nacido para esconderte entre la gente, de alguna manera u otra, no sé cómo lo haces, pero brillas. Bueno, en realidad sí que lo sé, gracias a tus proyectos, que vas cumpliendo día a día como una campeona. Hay cosas que la vida te pone fácil, como tus amistades de la universidad, y otras pues… no tanto. Vas a tener que pelear aún más si quieres ese trabajo que anhelas tanto, así que te quiero centrada y con esa confianza que tuviste en la primera entrevista. Porque eres capaz de hacerlo ¿me oyes?  Pues que no se te olvide esto tampoco.

Ah, por cierto. Con respecto a lo del proyecto, tranquila. No es mala decisión retrasar un poco más la entrega, si así consigues el resultado que TÚ quieres. Porque eso no lo decide nadie por ti, ni tu tutora, ni tus padres, nadie. Sólo tú. Es tú trabajo y tú decisión. Y quieres hacerlo bien, porque es así como te gustan las cosas. Has trabajado duro desde el primer día que empezaste, así que es normal que quieras un buen resultado y si eso te lleva más tiempo, ¿qué son dos meses en tu vida? Sé que cuando lo entregues será porque has dado lo mejor de ti misma, y esa es la mayor recompensa que puedes obtener, más que cualquier nota.

En fin, va siendo hora de dejarte. Esto de escribir por las noches es un poco faena, se me van las ideas de la cabeza, pero es que parece que es a estas horas cuando más te sinceras contigo misma y con lo que sientes por los demás, así que… qué remedio.

Recuerda: sigue trabajando duro, por tu trabajo final, por el trabajo que tanto ansías, por empezar una nueva etapa, por todo. No permitas que nada te vuelva a distraer de tus objetivos. El amor es precioso, sí… pero ahora mismo sabes que no es el mejor momento, con tantas cosas por hacer, si tú mejor que nadie sabes que lo mejor es estar sola. Pero no me seas tonta, y tampoco construyas esas murallas tuyas indestructibles, simplemente… let it go. Déjalo que surja, si tiene que ocurrir… pasará, pero tampoco lo busques, ya sabes. En fin, que sigas así, es lo que intento decirte, que nos enrollamos más que una persiana.

Buenas noches y keep working,

R.

PD: nunca dejes de soñar.